RAVIOLI DE ACELGA RELLENO DE MASCARPONE

 Otro de los platos aprendidos en la Escuela de Cocina Hofmann

Otro de los platos aprendidos en la Escuela de Cocina Hofmann

INGREDIENTES:

400 gr de acelgas de hoja grande

140 gr de queso Mascarpone

20 piñones tostados

20 pasas de Corinto

sal y pimienta blanca 

ELABORACIÓN:

lavamos bien las hojas de acelga y cortamos la penca (la parte blanca)

Escaldamos las hojas verdes durante 1 minuto, en agua hirviendo ligeramente salada. Las refrescamos enseguida, las secamos y las reservamos.

Por otro lado, hidratamos las pasas, en caso de que estén muy secas, con agua y las escurrimos.

Tostamos los piñones en una sartén, lubricándolos primero con aceite y "masajeándolos" un poquito. Si ponemos el aceite directamente en la sartén y añadimos los piñones, tenemos el riesgo de que se quemen o se tuesten de forma desigual. Este truco nos sirve para siempre que usemos piñones tostados.

Mezclamos el queso Mascarpone con los frutos secos. Siempre es mejor reservar esta mezcla en una manga pastelera.

Para darles forma, se puede hacer manualmente, pero nos resultará más fácil si usamos esa bandeja de silicona que tiene agujeros muy pequeñitos, esféricos (la que se usa habitualmente para hacer la ganache con la que luego rellenamos el coulant de chocolate, por ejemplo).

Encima de cada hueco del molde, pondremos un trozo de espinaca, cortado lo más cuadrado que nos permita la forma de la hoja.

A continuación, rellenaremos con el Mascarpone, cerraremos los bordes de la acelga y le terminaremos de dar la forma de bola, manualmente. 

Podemos decorar el plato con un tomate concassé, como en la foto, o con lo que se nos ocurra o tengamos a mano.

El relleno del ravioli también se puede modificar, evidentemente. Pero os aconsejo que probéis esta receta, porque es muy fácil y el resultado es absolutamente espectacular.